Chihuahua: El estado más grande de México

Chihuahua: El estado más grande de México

Chihuahua es el estado más grande de México, fácilmente podrían caber varios países de Europa dentro de su territorio. A lo largo del estado el viajero encontrará siempre la magnitud y la grandeza que parecen regir su suelo y su historia.

 

Las Barrancas del Cobre
Las Barrancas del Cobre

En la parte más occidental, por ejemplo, se localiza la espléndida Cascada de Basaseachic, la más alta de México y una de las diez más elevadas del mundo; también el inmenso complejo de fallas geológicas conocidas como Barrancas del Cobre, que son las más profundas y dilatadas del país y una de las dos más notables del norte del continente. La contemplación de estos cañones en El Divisadero, Urique, Batopilas o Basaseachic, que se extienden por millares de kilómetros, constituye uno de los lugares que el viajero debe conocer en el estado.

cascada_basaseachic_chihuahua_grafica_itinerante
Cascada Basaseachic

Viajar por la sierra Tarahumara, además , representa la oportunidad de conocer poblados legendarios y hospitalarios, que parecen detenidos en un instante de tiempo, como Cusihuiráchic, Sisoguichi, Creel y Cusárare, o sitios que además de su hospitalidad y atractivo forestal minero, representan momentos históricos importantes en levantamientos libertarios, como Tomóchic, Matachic, Temósachic y Madera. Le sorprenderá al viajero el encontrarse de los altos bosques de montaña con las huertas tropicales en el fondo de los cañones. En este paisaje sorprendente es necesario mencionar la grandeza del Ferrocarril Chihuahua-Pacifico, que permite al viajero gozar del espléndido espectáculo de la sierra.

 

slider_trueque_servicios_diseno_grafico_viajes_grafica_itinerante_blog_viajes_viajero_recorrido.jpg
El Tren CHEPE Chihuahua-Pacifico

Aquí descansa también otro de los milagros y mayores atractivos de Chihuahua: la tradición intensa, introspectiva, inmensa del pueblo Tarahumara. Villas, costumbres, religión, mística, artesanía, sentido de tradición colectiva en cada una de las comunidades independientes, permiten recordar que Chihuahua ha sido un sitio de colonización dolorosa, donde la conformación peculiar de independencia, arrogancia y libertad, ha fraguado los mejores espíritus del territorio y parte de los mejores hombres que han luchado en la transformación del país. En muchas de las villas con gran población indígena, podrá el viajero adquirir artesanía diversa, como tejidos, cestería, instrumentos musicales y tallados escultóricos en madera.

 

Mi experiencia

Empiezo a darme cuenta de las dificultades que tendré que pasas a lo largo de un viaje de aprendizaje. Mi llegada a Chihuahua pone a prueba varias cosas que tendré que ir desarrollando a lo largo del camino, transporte, clima, comida, frio, condición física, relaciones interpersonales, etc.

La mente, mejor dicho, la imaginación distorsiona la realidad, los sueños, las supersticiones, juegan un papel muy importante para atreverse a dar el paso o echarse para atrás. Jamás hubiera imaginado lo difícil que es transportarse dentro de Chihuahua, sobre todo si vienes de mochilero, siempre están los “raites” como opción, sobre todo, si hay que economizar, para ello la paciencia es una cualidad a desarrollar y el tiempo que se disponga para hacer el viaje también es muy importante.

Hay que darse su buen tiempo para conocer los lugares más emblematicos del estado , ya que la distancia entre ellos es grande, trayectos de 2 hasta 6 horas, por lo menos se necesita de unas 2 semanas para conocer varios lugares de interes, los cuales personalmente me falto conocer como la zona arqueológica de Paquimé (Casas Granes) y las Cuarenta Casas , la cascada Basaseachic, Cd. Cuahutemoc donde se encuentra la comunidad Menonita, Cd. Juárez, el paisaje desertico de Médanos de Samalayuca y pequeñas poblaciones historicas como Hidalgo del Parral donde Francisco Villa fue asesinado.

Sin embargo lo que pude conocer me dejó sin palabras, Chihuahua tiene paisajes imponentes, lugares sagrados como el Valle de los Monjes y donde cohabitan varias realidades, la ciudad moderna y tecnologica por un lado y las comunidades Raramuri (Tarahuamara) en la sierra junto con los Menonitas de Cd. Cuahutemoc que conservan su autonomia dentro del territorio. La gente es muy hospitalaria y amable la cual siempre te ayudará cuando estes desorientado.

Tarahumaras en Creel
Tarahumaras en Creel
mochilero_creel_chihuahua_grafica_itinerante
Yo en Creel, entrada a la sierra Tarahumara

Siempre habrá quien te tienda la mano, sobre todo cuando se sabe de las dificultades que enfrenta una persona, sin medio de transporte más que sus dos pies, sin lugar para quedarse y sobre todo sin mucho dinero. El respeto y el agradecimiento son la clave para un viaje exitoso que se deben maximizar y practicar constantemente sobre todo al dirigirte a las personas locales. No es dar lastima como alguna vez escuche, es cambia fuerza de trabajo por alojamiento, comida, transporte, etc. Para ello, el factor tiempo (el cuanto inviertas en estar viajando) debe considerarse.

El viaje, el viajero, penetra a otra realidad, a una inestabilidad evidente, un azar, un no-destino, un mundo distinto al establecido. Dejar todo atrás, familia, amigos, casa, comodidad, rutina…para obtener otro tipo de experiencia como conocimiento, vagancia, aprendizaje, paisajes, lugares, gente, idiomas, satisfacciones personales, riqueza espiritual.

 

Galeria de fotos

banner_galeria_chihuahua_grafica_itienerante

4020 Views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *